De ardidos y asi

Algo que reconocí en mi proceso del año pasado es al Diego que solía ser antes… al de hace 10 años para atrás, antes del “ambiente” y los “osos” y Guadalajara y DF.

Regresar a eso fue muy chingón porque ahora ya no me siento un personaje, sino verdaderamente yo, y todo lo que he vivido en los ultimos 10 años ya no es para hacer pose, sino el aprendizaje que complementa a ese verdadero yo.

Lo que es curioso es que hay veces, que no son pocas, que siento que este cambio está haciendo una ‘mala jugada’, que parece que la gente se acerca menos a mi.

A veces me pregunto que fregados ven en mi los demás, y por “los demás” me refiero a quienes son cercanos o amigos, porque la banda en general honestamente me vale pito. Y me pregunto eso porque, sí, hay situaciones muy especificas en las que no me extraña el comportamiento de ellos hacia mi (entiendo perfectamente si me abren para ir de antro, por ejemplo), pero de repente si creo que mi forma de manejarme tan “diferente”, hace que los demás anden con cuestiones de que soy “amargado”, “de hueva” o ve tu a saber que, que simplemente no me hace persona para recibir una llamada.

Neta se tiene que ser el alma de la fiesta siempre para ser tomado en cuenta? No pretendo causar lástima o empezar a recibir invitaciones a lo pendejo, pero si es algo bastante interesante que quiero reflexionar, porque ultimamente si a algo hago caso es a las cosas que quiero hacer. Quiero estar en casa, quiero salir, quero bailar, quiero tomar, quiero ir al cine. Y lo hago, sin más, le llamo a alguien, lo invito, me quedo en casa o me voy al bar. Y eso es un big deal para mi, porque antes si me quedaba en casa, me sentía mal al respecto pensando que debería estar allá afuera siendo “uno mas”, de esos que salen “porque es viernes”, y cuando si tenía ganas de salir, me quedaba todo agüitado porque no habia plan con nadie y no le hablaba a nadie y blah blah blah.

Pero si llega un punto en el que si cansa ser una unidad que está buscando constantemente “ser parte”. No se como explicar el sentimiento sin parecer que me autocompadezco, sin parecer incongruente entre que estoy agusto por como soy pero a la vez agüitarme por estas cosas.

Creo que es como todas las cosas, que en exceso no siempre son buenas o no nos hacen sentir bien.

O tal vez debería regresar a ponerme pendejísimo en el antro y terminar bailando en calzones en la tarima😀

Ok, no.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: