El error gay

Leido en??http://homorocker.blogspot.com/2009/11/el-error-gay.html, compartido por Punkoatl en Google Reader.
——–

El ghetto gay, ese peque??o mundillo al que los homosexuales nos vemos relegados y a los que la gran mayor??a anhela pertenecer a toda costa, contal de cumplir los estandares de consumismo de esta sociedad hipocrita y que por una parte juzga y se??ala cuando de igualdad de derechos se trata, pero que a la hora de exprimirle el bolsillo a los habitantes del cada vez mas cerrado y "exclusivo" circulo de los "gays"- los gays fashion por supuesto, los mismos que viven el mal lamado orgullo con forma de pulserita de arcoiris y que consumen y compran como lobos hambrientos todo lo que huela a gringo o a europeo y que los haga tan "cool" en sus peque??os antros electro poperos como para sentirse en ibiza o en barcelona- los trata como cualquiera e incluso con mayor discplisencia contal de que satisfagan sus devoradoras fauces de dinero, ese ghetto que se rebela y pelea por derechos desde las comodas trincheras de la superficialidad y que insiste en ser parte de una raza unica y diferente…creo que esa igualdad por la que tanto se ha batallado y por la que se seguir?? luchando por mucho tiempo, nunca ser?? cierta (tanto en el papel como en la cotidianidad) hasta el dia en que dejemos de ver al homosexual como un ser distinto del hetero, como si se tratara de dos especies distintas y contrarias, ahora si uno va a los antros donde las reinas poperas pululan es posible que esta teor??a se reafirme, pero a??n pienso que todo eso no es mas sino la prueba feaciente de una aceptaci??n a la relegaci??n que la sociedad machista ha impuesto al homosexual "que sean gays pero lejos de aqui" como dicen por ahi. El??celebre escritor argentino Manuel Puig hace una fuerte critica a la ghetizaci??n ( y autorelegaci??n) del homosexual haciendo incapi?? en el error de la categorizaci??n de la sexualidad humana, el consumismo homosexual y??su debilidad para cuestionar los dispositivos de poder y homofobia que vivimos a diario.

El Error Gay*
Por Manuel Puig

La homosexualidad no existe. Es una proyecci??n de la mente reaccionaria. Lamentablemente, creo que en materia de sexo somos casi todos bastante reaccionarios: para nosotros la homosexualidad existe, ??y c??mo?? Pero nos hacemos ilusiones, igual que los que cre??an en la tierra plana.

Me explico: estoy convencido de que el sexo carece absolutamente de significado moral, trascendente. A??n m??s, el sexo es la inocencia misma; es un juego inventado por la Creaci??n para darle alegr??a a la gente. Pero solamente eso: un juego, una actividad de la vida vegetativa como dormir o comer, tan importante como esas funciones, pero igualmente carente de peso moral.??Los homosexuales no existen. Existen personas que practican actos sexuales con sujetos de su mismo sexo, pero este hecho no deber??a definirlos porque carece de significado.
Lo que es trascendente, y moralmente significativo, en cambio, es la actividad afectiva. Pues bien, creo que hemos pasado ya la Edad de Piedra, y as?? como hemos aprendido a no comer veneno y a no dormir dentro de la cueva de los lobos, hemos aprendido tambi??n a hacer hijos cuando queremos, y no cuando la casualidad lo quiere.

Parece que el gran malentendido empez?? hace ya muchos siglos, por obra de un patriarca que habr??a inventado el concepto de pecado sexual, con el fin, entre otras cosas, de controlar a las mujeres. El concepto de pecado hizo posible la creaci??n de dos roles diferentes de mujer, el ??ngel y la prostituta. Es decir, una sirvienta en casa y una cortesana afuera para divertirse. Y, desde entonces, el peso moral del sexo fue descargado exclusivamente sobre las mujeres, o quien como las mujeres es penetrado, como los llamados homosexuales pasivos. Extra??amente, alguien un d??a decidi?? que la penetraci??n era degradante, vaya uno a saber por qu??. El falo ten??a para estos extra??os moralistas un sentido colonizador y no de simple c??mplice del placer.

No recuerdo haber o??do decir que un hombre fuera promiscuo como un factor degradante. Se dec??a siempre que un var??n que ten??a actividad sexual con muchas mujeres era un homme a femmes, expresi??n simp??tica y para nada negativa. En cambio mujer promiscua quer??a decir una cosa mala. Significaba un desprecio, una condena, una crucifixi??n, o por lo menos una degradaci??n. Pero volvamos a la homosexualidad. Una vez establecida la artificial trascendencia de la vida sexual se volv??a importante, significativa, cualquier elecci??n sexual. Y se establec??an as?? los roles sexuales. La mujer iba a tener solamente derecho a ser penetrada y el hombre a penetrar. Y apenas llegado a la pubertad, el ser humano, m??s bien limitado dir??a yo a ser objeto sexual, deb??a descubrir enseguida lo que le gustaba y adoptar en consecuencia el rol correspondiente, para llegar a ser. Vale decir, para lograr una identidad a trav??s del sexo. La dram??tica elecci??n entre una cosa y la otra era exasperada adem??s por el hecho de que la masculinidad era identificada con el concepto de dominaci??n y la feminidad con el de sumisi??n.

De cualquier manera, pienso que es imposible prever un mundo sin represi??n sexual. Me esfuerzo en imaginar como resultado una gran disminuci??n de la llamada homosexualidad exclusiva y una gigantesca disminuci??n de la llamada heterosexualidad exclusiva. Y nada de esto tendr??a ninguna importancia; todos estar??an demasiado empe??ados en su propio goce para preocuparse por contabilizarlo.??Por eso yo admiro y respeto la obra de los grupos de liberaci??n gay, pero veo en ellos el peligro de adoptar, de reivindicar la identidad homosexual como un hecho natural, cuando en cambio no es otra cosa que un producto hist??rico-cultural, tan represivo como la condici??n heterosexual.

La formaci??n de un ghetto m??s no creo que sea la soluci??n, cuando lo que se busca es la integraci??n. Y por esto me parece necesaria una posici??n m??s radical, si bien ut??pica: abolir inclusive las dos categor??as , hetero y homo, para poder finalmente entrar en el ??mbito de la sexualidad libre. Pero esto requerir?? mucho tiempo. Los da??os han sido demasiados. Sexualmente hablando, el mundo es una disaster area. En el futuro muy probablemente nos ver??n como un reba??o tragic??mico de reprimidos: un mont??n de curas y de monjas sin el h??bito, pero disfrazados de grandes pecadores, todos v??ctimas de nuestras represiones.

*??Articulo publicado en revista mexicana Debate Feminista, Octubre, 1997.

Manuel Puig:??Escritor argentino (1932-1990). Vivi?? varios a??os en Brasil y luego en M??xico, donde muri??. Su escritura, de gran prestigio internacional, tiene un registro cercano al kitsch y presenta un uso novedoso del lenguaje popular as?? como de los g??neros literarios m??s difundidos.??Obras:??La traici??n de Rita Hayworth; Boquitas pintadas; The Buenos Aires affaire; El beso de la mujer ara??a; Maldici??n eterna a quien lea estas p??ginas; Cae la noche tropical, etc., (novelas). Varias de sus obras fueron llevadas al cine y al teatro.

Etiquetado , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: